miércoles, 13 de agosto de 2014

EL SECRETO REGIO-SAMPETRINO




Por: María Santos
Twitter: @marifersv94


El que esté libre de pecado,
que aviente la primera piedra.
– Jesús de Nazareth

Buen día, lectores. Normalmente escribo para mi y no para los demás; pero hay temas, sucesos y opiniones que simplemente no me puedo guardar. En primera, porque soy de esas personas que si algo me molesta, lo digo (y de una forma directa y cruda). En esta reflexión desarrollaré mi opinión sobre la recientemente famosa app: Secret.

Secret salió en enero de este año y fue creada por David Byttow, entre otros colaboradores suyos. En tan solo seis meses ha conseguido un auge viral en todo el mundo,  pues ya cuenta con 220,000 usuarios en Estados Unidos solamente (fuente: The Guardian). Lo particular de esta app es que las personas que la tienen instalada en su celular, pueden subir fotos o imágenes con texto en el que publican secretos.

La idea de la app, originalmente, era que la gente pusiera secretos propios que quisiera sacar, pero con el beneficio del anonimato. V.g. “me gusta fulanito”, “me cae mal sutanito”, etcétera. Así es como se usa por la gran mayoría de los usuarios en todos los países del mundo que permiten bajar esta app de la red.


No puedo hablar de México en general, porque no conozco de primera mano todos los demás estados o municipios lo suficiente como para emitir una crítica al respecto, pero sí puedo hablar de Monterrey y San Pedro, pues he vivido aquí toda mi vida y me relaciono para bien y para mal con la sociedad regia-sampetrina.

En fin, decía que en todo el mundo usan Secret para publicar secretos propios o ajenos y chistes de otras personas de una manera que podría considerarse "sana". Bueno, esto no sucede en San Pedro y Monterrey. Para lo que se utiliza esta app es para subir fotos filtradas anónimamente de mujeres u hombres desnudos, mujeres u hombres con comentarios denigrantes y terriblemente ofensivos y, otros muy pocos, publican cosas normales y de índole sana, como en otras sociedades.

¿Por qué en Monterrey-San Pedro existe esta cultura desde hace tanto tiempo de criticar por criticar y de hacer el mal por hacer el mal sin ningún otro afán que dañar al otro? Sociedad… Nefasta sociedad. 

Los que publican cosas de ese estilo no tienen moral, no tienen conciencia social y no tienen pantalones. Qué fácil es denigrar, criticar, difamar y calumniar a otro escondido bajo la máscara del anonimato.


Gracias a dios o a quien quieran que sea, a mi personalmente no me ha afectado esta app ni a nadie de mi familia, directamente. No obstante, me ha afectado mucho, indirectamente, el observar el nivel de maldad y la funesta crueldad de unas personas para con otras.

No soy católica ni cristiana; sin embargo, cito a Jesucristo en el epígrafe porque independientemente de contextos religiosos esa frase está llena de razón: “quien esté libre de pecado, que aviente la primera piedra”. Nadie está libre de pecado: nadie. Ni el propio Jesucristo. Todos tenemos cosas de las que nos avergonzamos en nuestras vidas, ya sean pequeñas o grandes, pero independientemente de la dimensión del asunto, todos hemos incurrido en cosas de las que no estamos orgullosos.

El ser humano es naturalmente estúpido: somos estúpidos. Estoy de acuerdo en que las mujeres que mandaron esas fotografías no hicieron algo inteligente, pero el cometer estupideces o errores, pequeños y grandes, son parte de nuestra vida y desarrollo… Cometer errores es inevitable. El hecho de que hayan incurrido en tal equivocación de tomarse fotografías desnudas y enviarlas, no justifica que sean humilladas públicamente y de manera definitiva, pues lo que se sube al Internet queda allí para toda la vida. No se merecen tal crueldad. Nadie se merece algo tan nefasto.

Cabe mencionar aquí que la mayoría de las fotos son de mujeres menores de edad… Los que publican esas fotos no solamente las están difamando, sino que están metiéndose en la pornografía infantil. No tienen idea de las consecuencias que este tipo de actos conllevan… No tienen idea. Y si es que la tienen, ¡todavía peor!

Qué falta de valores, de ética, de moral, de principios… ¡Qué falta de pantalones! Yo no tengo el app en mi iPhone porque la verdad me repugnan ese tipo de cosas y no quiero fomentarlas siendo usuario de una aplicación tan cruel. No obstante, mis amigas me han enseñado fotos y platicado cosas que la gente sube y me dan hasta ganas de llorar y ganas de arrancarme los pelos. Pienso: ¡no puede ser! ¡Cómo es posible que alguien pueda tener dentro tanta crueldad!

Espero verdaderamente que alguna de estas mujeres no termine suicidándose por no poder aguantar algo así; me imagino que no es nada fácil. Y dejando el "drama" por un lado con lo del suicidio: no tienen idea de cómo afecta a una persona y a una familia este tipo de cosas. Me ha tocado ver con conocidas cómo han sufrido por hombres inmaduros (o, ¡qué digo hombres! Esos no son hombres, son animales patanes) o terribles amistades que publican fotos sin su consentimiento y con afán de dañarlas.

Me tocó ver una publicación de una foto de dos mujeres besándose en la que en los comentarios afirmaban que una de la foto era una de mis mejores y más queridas amigas. Esto no es verdad y lo puedo comprobar porque se quiénes son las de la fotografía perfectamente. Pero ni mi amiga ni yo queremos quemar a otras mujeres por “des-quemarla” a ella, no se trata de eso.

Me dio una rabia tremenda que calumniaran a mi amiga, más que la ira que ya tenía dentro por la simple existencia de esa app, o más que por su existencia, por el uso que la sociedad regia-sampetrina le está dando: uso cruel y pornográfico.


No hablaré de la pornografía porque ese es un problema secundario al que yo quiero establecer aquí. Lo que quiero expresar es mi repudio total hacia esta gente cobarde que agrede y daña profundamente a los demás nada más porque les causa satisfacción el sufrimiento y angustia de otros. No ganan absolutamente nada y el otro pierde absolutamente todo: su dignidad, su seguridad y su autoestima.

Quiero expresar que me avergüenza la sociedad regia-sampetrina. Muchos estarán de acuerdo conmigo en que esta situación es una tremenda barbaridad (conocidos y desconocidos, tal vez). No estoy diciendo que todos seamos unos cobardes inmorales. Estoy diciendo que los que utilizan esta app, tanto dando likes y comentando cosas negativas como los que publican, son una vergüenza y una escoria humana. Personas sin educación y sin valores.

No saben con cuántas ganas espero que la gente que está haciendo esto recapacite. Que piensen en las consecuencias que esto conlleva para ellos mismos y piensen en lo que le puede afectar a la otra persona, a su familia, amigos y conocidos; la vuelven vulnerable ante todo el mundo.

En Estados Unidos ya se determinó que si la persona afectada obtiene una orden judicial, puede exigir que Secret le revele quién fue quien publicó lo que atenta contra su integridad. Varias personas están buscando esto aquí en Monterrey-San Pedro. Espero que el dueño del app se de cuenta de lo mucho que afecta las vidas de las personas y tenga el suficiente valor para cerrar esta aplicación que solo provocó que novios cortaran, que personas se deprimieran y que muchos se quemaran con toda esta sociedad repugnante.

En fin, yo hice mi parte poniendo denuncia en el Ministerio Público para que investiguen el app, pues la pornografía infantil es un delito que se persigue de oficio.

Empero, les pido que reflexionen sobre esto y que si saben de alguien que esté publicando cosas indecorosas de otras personas, lo hagan recapacitar en que esto no es un asunto casual, sino algo muy grave, y lo hagan pensar en la vida de estas personas que no han hecho otra cosa más que equivocarse. 

Saludos cordiales a todos.
- María.








 __________________________________________________
Aviso: Todo lo escrito es a título personal. Lo expresado en este espacio es exclusiva responsabilidad de la autora y no representa de forma alguna el criterio de ninguna institución a la que pertenezca.