domingo, 21 de junio de 2015

Open letter to Donald Trump – Carta abierta a Donald Trump

  • First in English and then in Spanish.
  • Primero en inglés y luego en español.
___________________________________________



Monterrey, Mexico; June 21, 2015.



Donald John Trump
Trump Tower, 725 5th Avenue
Manhattan, New York, 10022




Open letter to Donald Trump




Who are you? No, sorry, that’s not the question. Who do you think you are?, is the question. What kind of superiority could you have, or could anyone have, to diminish and humiliate a whole nation and its race?

I saw the video that went viral because of your outrageous, xenophobic declarations against Mexicans. Against us. You call us druggies, drug dealers, rapists, etcétera. How dare you?

Let’s begin with the fact that your precious “America” (by the way, I inform you that your country’s name is the United States of America, not America, which is the whole continent) consumes more drugs than Mexico. Let me show you some raw data. According to the 2014 World Drug Report of the United Nations Office of Drug and Crime, your country, “America”, consumes more drug than Mexico does.

I’ll show you some images, so it’ll be easier for you to understand what I’m talking about here. All this study was made by the mentioned office of the UN. The maps you’ll see here, elaborated by them, represent in a visual form how high is the drug use: the bigger the circle is, the higher the drug use there is in the country. The numbers represent the life-time prevalence in percentage population. Let’s take a look to our countries scores.

This is the map of the ATS drug use, which are amphetamines, basically.


As you can see, the circle in “America” is a lot bigger than the one in Mexico. To be precise, in México, the estimated percentage of amphetamine use is 0.12, while “America”’s is 1.9. What do you think about this?

This is the mariguana use map.

Again, “America”’s circle is much bigger: its score for cannabis consume is of 14.8. Mexico’s score  is a surprising 1.2.

This is the map for cocaine.

“America”’s score is 2.3 of drug use. Mexico’s is 0.5.

This is the map for ecstasy.

“America”’s score is 1.9 and Mexico’s is 0.04: yes, O dot O four!

This is the map for opiates. Opiates include morphine, codeine, among others.

“America”’s score is 0.55, congratulations! This is the drug you use the least. Mexico’s score is 0.18.

This is the map for opioids. Opioids include heroine, methadone, etcetera.

In “America”, opioids’ consume is of 6.1, while Mexico’s score is 0.38.

This is the map for prescription opioids.

“America”’s score is 5.7. Mexico’s is 0.06.

This is the map for prescription stimulants.

“America”’s score is 1.6, while Mexico’s score is an absolute zero.


__________

As you can observe, your precious “America” consumes a lot more drugs than Mexico. Oh, and let me emphasize that the population age range that was used in your country was from 15 to 64 years old and in my country it was a range from 12 to 65 years old. Who are the druggies now?

In the drug dealing aspect, of course we have a severe problem here in Mexico. We are living (or surviving?) an authentic drug war. But, do you know who finances this drug war problem we have in Mexico? That’s right: “America”. Your Government Accountability Office and your National Drug Intelligence Center calculated that Mexican drug cartels receive a 23 billion dollars revenue each year, and thanks to our neighbours who buy from them: citizens of the United States of America.

And this is just official information I am giving you. As you may now better than I do, the most terrible facts are the ones in non-official information that sustains that your country benefits economically from the drug war we have in Mexico. Anyway, I won’t dig into conspiracy theories about you financing Mexican drug cartels, because I would never end. I have enough with the official info to prove my point: what does that tell you?

You are wrong in every aspect by giving that outrageous speech. First of all, because, well, your opinion isn’t properly backed-up. And secondly, but most importantly, because it is cruel, xenophobic, racist and classist. I am disgusted that there are people like you in the world and in the country’s government (any country’s) or in the inside circle of the government. I am disgusted and concerned. I am concerned because people like you are the reason that we are where we are standing. Because of people like you, Mexicans are where we are, Americans are where we are, and all citizens of the world are where we are. 

Because of people like you it’s that we live in a Dystopian World. You are the hate and the avarice themselves in flesh and bone: you are hungry of power and are cruelly ignorant. Not only do you trample on us and humiliate us, but also you do think that because you have a lot of money you are superior to us. Well, let me tell you that you are not. Not only you are not superior to us, but you are inferior. You, and any person in the world who sees others in such a loathsome way, are inferior to whom is kind. You, for being cruel and stupid, are inferior to us who long for an egalitarian world, without racism, without classism, and without discrimination; just like many Americans, many Mexicans, and many citizens of the world do. 

You think that us Mexicans are some kind of cockroaches?  You think you can trample on us like we are cockroaches? You are the cockroach. You make this world worse, by giving those kind of hate speeches full of ignorance. 

Enough already with seeing others as inferior. It’s enough. You are a white, cis, heterosexual, millionaire, politically well-positioned, american man. In other words, you have the most privilege in the world. Do you know what many people like us would do if we were in that same place you’re in? Many of us would use that social, economical, and political power to make a lot of positive changes in the country where we live and in every place we could: making inclusive speeches instead of hate speeches, giving to those in need instead of trampling them. 

There are so many things that can be done to make your country, my country and the whole world better, for someone in such a privileged position as yourself dedicate all kinds of resources to spread hate and ignorance. What a waste… how disappointing. You make me sick.

There are evil people everywhere: in Mexico, in the United States of America (you are the perfect example of this), in Albania, in Chile, in New Zealand, in Morocco… Hell, in every country in the world. There are bad people and criminals everywhere. How dare you to put all Mexicans in the same classification of drug addicts and rapists just because there exist some of these? 

I don’t place all Americans in the same punching-bag as racists, slavers, idiots, classists, criminals, and haters. And not because there doesn’t exist these kind of people in the U.S., but because doing so would make me an ignorant, intolerant fanatic: it would make me a bigot. That there are rapists, druggies, drug dealers, killers, and lots of criminals in Mexico, doesn’t mean at all that “that’s the way us, Mexicans, are”. You are a bigot: saying things like the ones you said is bigotry.

Some Mexicans have demanded an apology from you: people in the government, politicians, public servers, just citizens, etcetera. I don’t ask for an apology nor demand it. I don’t want the hypocritical and fake apologies of an idiot like yourself. I’d like for the very own Americans to disavow these kind of actions of people like you who only make your country look bad at eyes of the international community. I’d rather want that every citizen of the world repudiates a hate speech, like the one you gave: I’d rather want for us to create awareness and make everyone understand that humiliating, diminishing, and discriminating the unacceptable way you did it’s not only an assault on people’s dignity, but also something that society itself can punish. I hope that Americans with education and a conscience, repudiate and punish you socially and everyone else who does the same as you did ever again. I hope Mexicans, aside from demanding respect, do not keep feeding your businesses.

I also hope that the whole international community punishes you socially for your racist actions. I hope your prestige (if you ever had one) is crushed. To the ground. It’s the least you deserve. An apology won’t make anything better. Mainly, because it won’t be authentic. We are not idiots to believe that you love Mexico now. You are an idiot if you think that an apology will ever be enough. Nothing you can say can repair what you did. 

How dare you insult my ancestors, my people, my grandparents, my parents, my brothers and sisters, and my loved ones? How dare you insult the Mexican people that made you no wrong? How dare you?!

I hope this was a political suicide for you. If it’s not, I’ll be disappointed on the American people for doing nothing to bury you (politically and socially).

You disgust me. And I make you sick for being a Mexican, I guess. But the difference (one of the many) between you and me is that you are disgusted by me for racist, xenophobic, and classist reasons (if they can be called “reasons”). And you make me sick for being a racist, xenophobic, and classist person. You are a bigot. And you deserve respect from no one. 

You know what, Mr. Trump? Go fuck yourself.


Sincerely,
A very pissed-off Mexican. 


___________________________________________




Monterrey, México; a 21 de junio del 2015.



Donald John Trump
Torre Trump, #725 5ª Avenida
Manhattan, Nueva York, 10022



Carta abierta a Donald Trump



¿Quién es usted? No, perdón, esa no es la pregunta. ¿Quién se cree que es usted?, más bien. ¿Qué clase de superioridad podría tener usted, o cualquier persona, para denostar y humillar a toda una nación y su raza? 

Vi el video que se hizo viral por sus estruendosas declaraciones xenófobas en contra de los mexicanos. Contra nosotros. Nos llama drogadictos, narcotraficantes, violadores, etcétera. ¿Cómo se atreve?

Comenzando porque su dichosa “América” (que, por cierto, le informo que país es Estados Unidos de América, no América, que es todo nuestro continente) consume más drogas que México. Déjeme le doy unos datos duros. De acuerdo al Reporte Mundial de Drogas del 2014 de la Oficina de Drogas y Crímenes de Organización de las Naciones Unidas, su país, “América”, consume más drogas que México.

Le mostraré en forma de imágenes para que le sea más fácil entenderlo. Todo este estudio fue elaborado por la mencionada oficina de las Naciones Unidas. Los siguientes mapas, elaborados por ellos, representan de forma visual qué tan grande es el consumo de las drogas: entre más grande el círculo, más consumo hay en el país. Los números representan la frecuencia de uso en la población de cada país. Veamos los puntajes de nuestros países.

__________

Este es el mapa para el tipo de droga denominado “ATS”, que son básicamente anfetaminas. 


Como puede ver, el círculo de “América” está mucho más grande que el de México. Para ser precisos, en México el puntaje estimado de consumo de anfetaminas es de 0.12, mientras que el de “América” es de 1.9, ¿cómo la ve?

Este es el mapa para el consumo de mariguana.


De nuevo, el círculo de “América” es mucho más grande: su puntaje de uso de cannabis es de 14.8. El de México, es de un sorpresivo 1.2.

Este es el mapa para la cocaína.


El puntaje de “América” es de 2.3 de consumo. El de México es de 0.5.

Este es el mapa del éxtasis.


El puntaje de “América” es de 1.9 y el de México 0.04: sí, ¡cero punto cero 4!

Este es el mapa de los opiáceos. Los opiáceos vienen siendo la morfina, la codeína, entre otros.


El puntaje de “América” es de 0.55, ¡felicidades! Esta es la droga que menos consumen. El puntaje de México es de 0.18.

Este es el mapa de los opioides. Los opioides vienen siendo la heroína, la metadona, etcétera.


En “América”, el consumo de opioides tiene un puntaje de 6.1, mientras que el puntaje de México es de 0.38.

Este es el mapa de los opioides de prescripción.


El puntaje de “América” es de 5.7. El de México, es 0.06.

Este es el mapa de estimulantes por prescripción.


El puntaje de “América” es de 1.6, mientras que el de México es de un 0 absoluto.

__________

Como puede observar, su preciada “América” usa muchas más drogas que México. Ah, y eso que el rango de población tomado de su país fue de los 15 a los 64 años y en mi país fue de los 12 a los 65 años. ¿Quiénes son los “druggies”?

En cuanto al narcotráfico, claro que en México tenemos un severo problema por esto. Estamos viviendo (¿o sobreviviendo?) una auténtica guerra contra ello. Pero, ¿sabe usted quién financia este problema del narcotráfico en México? Sí, “América”. Su Government Accountability Office y su Centro Nacional de Inteligencia para las Drogas, estima que los cárteles mexicanos reciben más de 23 billones de dólares al año de ganancias, todo gracias a nuestros vecinos que les compran: ciudadanos de los Estados Unidos de América. 

Y esta es sólo información oficial. Como usted debe de saber más que yo, lo más terrible es la información no oficial que hay fundamentando que su país se beneficia económicamente de la guerra contra el narcotráfico que tenemos en México. Pero bueno, no voy a meterme en conspiraciones porque nunca acabo. Me basta con la información oficial para probar mi punto: ¿qué le dice eso? 

Usted está mal en todos los aspectos al haber hecho tremendas declaraciones. Primero, porque su opinión no está bien fundamentada. Y segundo, pero más importante, porque es cruel, xenófobo, racista y clasista. Me repugna que exista en el mundo y en el gobierno, o en el círculo cercano al gobierno, de cualquier país, gente como usted. Me repugna y me preocupa. Me preocupa porque por gente como usted estamos como estamos. Por gente como usted estamos los mexicanos como estamos, los estadounidenses como estamos y los ciudadanos del mundo entero como estamos. 

Por gente como usted vivimos una distopía mundial. Usted representa el odio y la avaricia encarnada: tiene hambre de poder y una ignorancia cruel. No sólo pisotea a los demás y nos humilla, sino que cree que por tener mucho dinero es superior a nosotros. Déjeme le digo que no. No sólo no es superior, sino que es inferior. Usted y cualquier persona del mundo que vea a los demás de una manera tan asquerosa, es inferior a quien practica la bondad. Usted, por ser cruel y estúpido, es inferior a quienes, como muchos estadounidenses, muchos mexicanos y muchos ciudadanos del mundo, buscamos un mundo igualitario, sin racismo, sin clasismo y sin discriminación. 

¿Cree que los mexicanos somos cucarachas? ¿Cree que puede pisotearnos como cucarachas? Usted es la cucaracha. Usted hace de este mundo un lugar peor por sus discursos de odio y llenos de ignorancia. 

Ya basta de ver a los demás como inferiores. Usted es un hombre, cis, heterosexual, blanco, estadounidense, millonario y con una posición importante en el marco de la política estadounidense. En pocas palabras, es de los hombres con más privilegio en el mundo. ¿Sabe lo que muchas personas haríamos si estuviéramos en esa situación? Muchos usaríamos ese poder de convocatoria y poder político y económico para hacer cambios positivos en el país en el que vivimos y en todos los lugares que podamos: dando discursos inclusivos y no excluyentes, dando al que lo necesita y no pisoteándolo. 

Hay tantas cosas que se pueden hacer para mejorar su país, mi país y todo el mundo como para que alguien que está en una situación tan privilegiada como la suya se dedique a esparcir odio e ignorancia. Qué desperdicio, qué decepción. Qué asco me da usted. 

Hay gente mala en todas partes: en México, en Estados Unidos (vivo ejemplo es usted), en Albania, en Chile, en Nueva Zelanda, en Marruecos… Vaya, en todo el mundo. En todo el mundo hay gente mala y hay criminales. ¿Cómo se atreve a ponernos a todos los mexicanos en el mismo saco de drogadictos y violadores sólo porque existen algunos? 

Yo no pongo a todos los estadounidenses en el mismo saco de racistas, esclavistas, idiotas, clasistas, criminales y haters.  Y no porque no exista gente así en Estados Unidos, sino porque sería una fanática ignorante e intolerante (una “bigot”) si lo hiciera. Así como existen violadores, drogadictos, narcotraficantes, asesinos y demás criminales en México, eso no significa ni por un poquito que “así seamos los mexicanos”. Usted es un bigot: decir cosas como las que declaró usted, es bigotry. 

Algunos mexicanos han exigido disculpas de su parte: gobernantes, políticos, funcionarios públicos, particulares, etcétera. Yo no le pido ni le exijo disculpas. No quiero las disculpas hipócritas de un idiota como usted. Yo más bien quisiera que los propios estadounidenses repudien este tipo de actos de gente como usted que sólo hacen quedar mal a su país. Que todos los ciudadanos del mundo repudiemos discursos de odio como ese que usted dio: que busquemos concientizar a la gente en que humillar, denostar y discriminar de esa manera no sólo es atentar contra la dignidad de los demás, sino que es un acto que la sociedad misma puede castigar a quien lo haga. Espero que los estadounidenses educados y con conciencia lo repudien y lo castiguen socialmente y a los demás que vuelvan a hacer lo mismo que usted. Que los mexicanos, además de exigir respeto, no alimentemos sus negocios. 

Espero que también lo castiguemos todos socialmente enterando a la comunidad internacional de sus acciones racistas. Que su prestigio (si es que alguna vez lo tuvo) termine por los suelos. Eso es lo mínimo que merece. Una disculpa no va a remediar nada. Principalmente porque no sería auténtica. No estamos idiotas como para creerle que ahora ama a México. Usted está idiota si cree que una disculpa es suficiente. Nada que pueda decir será suficiente. 

¿Cómo se atreve a insultar a mis ancestros, a mi pueblo, a mi gente, a mis abuelos, a mis padres, a mis hermanos, a mis seres queridos? ¿Cómo se atreve a insultar al pueblo mexicano que ningún daño le ha hecho? ¡¿Cómo se atreve?! 

Espero que este sea un suicidio político para usted. Si no lo es, me habré decepcionado también de la población estadounidense por no haber hecho nada para enterrarlo (política y socialmente). 

Usted me da asco. Y yo, por ser mexicana, supongo que también le doy asco a usted. Pero la diferencia (una de muchas) entre usted y yo, es que yo le doy asco a usted por razones racistas, xenófobas y clasistas. Y usted me da asco a mi por ser un racista, xenófobo y clasista. Usted es un bigot. No merece respeto de nadie. 

¿Sabe qué, señor Trump? Váyase a chingar a su madre.



Atentamente,
Una mexicana muy enojada.








___________________________________________



Aviso: Todo lo escrito es a título personal. Lo expresado en este espacio es exclusiva responsabilidad de la autora y no representa de forma alguna el criterio de ninguna institución a la que pertenezca.

jueves, 18 de junio de 2015

La estrategia: violar la ley – Columna en El Norte

Link original: http://www.elnorte.com/aplicacioneslibre/preacceso/articulo/default.aspx?id=65044&urlredirect=http://www.elnorte.com/aplicaciones/editoriales/editorial.aspx?id=65044




La estrategia:
violar la ley


Por: María F. Santos Villarreal



.


Los resultados de estos comicios, a nivel nacional, nos dejaron una macabra lección: romper las leyes resulta ser lo más redituable para los partidos políticos en las elecciones (¿o siempre?).

Las violaciones a la normatividad en este periodo fueron desde actos que pasaron tan desapercibidos como el constante y numeroso plagio de canciones famosas, pasando por actos de campaña ilegales, hasta una burla calibrada a la veda electoral.

1) Plagio. Hubieron alrededor de una decena de candidatos que cometieron plagio mediante el uso de canciones muy famosas para atraer votantes. Sí, cambiaron las letras para adecuarlas a su persona y partido, pero la música es igual: sigue siendo plagio. Destacaron dos casos.

El de Ricardo Monreal, de Morena, quien fue candidato en la delegación Cuauhtémoc, en el DF, quien utilizó la música de "Uptown Funk", de Bruno Mars, al final de su campaña. Ganó la jefatura delegacional.

El de Alejandro Moreno, de la coalición PRI-PVEM, quien fue candidato al Gobierno de Campeche y usó la música de "El Taxi", de Osmani García, durante toda su campaña. Ganó la Gubernatura.

2) Actos de campaña ilícitos. En este rubro bien podrían colocarse a absolutamente todos los partidos políticos. Todos han estado vagando en la cuerda floja por este tipo de violaciones. No obstante, destacaron ciertos casos en particular.

El de Enrique Vargas, candidato del PAN a la Alcaldía de Huixquilucan, Edomex, quien debido a las múltiples denuncias en su contra por actos anticipados de campaña, colocación de propaganda en lugares prohibidos, etc., especialistas electorales determinaron que, por el cúmulo de violaciones y sanciones, podría cancelársele su candidatura. Por supuesto que esto no sucedió y ganó la Presidencia Municipal.

El de Lourdes García, candidata del PRD a jefa delegacional de Tlalpan, DF, el cual se destaca no porque su violación a la ley haya sido de tremenda magnitud, sino por el espacio en el que lo hizo: colocó un cartel suyo a unos cuantos metros de la sede del INE, en postes de alumbrado público. El problema fue colocar propaganda en equipamiento urbano, lo del INE sólo le agrega una pizca de descaro.

El del PRI en Melchor Ocampo, Edomex: militantes priistas de este municipio hicieron proselitismo ¡en una iglesia! Llevaron a una celebración religiosa propaganda con el logo del partido y con los nombres de sus candidatos.

3) Violación de la veda electoral. El premio mayor al peor de los casos de violaciones a la ley en todo el 2015 lo protagoniza el ya tan hablado Partido Verde, el cual además de todos los actos ilícitos que cometieron antes y durante el periodo de campaña, se burló de nuestras instituciones y de los ciudadanos promoviéndose en plena veda electoral de la manera más cínica posible.

Pagaron, presuntamente, desde 10 hasta 200 mil pesos a cada uno de los personajes que aceptaron cometer el delito electoral junto con ellos. El trato fue que tuitearan sus pseudopropuestas e invitaran a votar por ellos. A la fecha, no han tenido sanción alguna.

En fin, ¿qué nos dejó para reflexionar esta jornada electoral?

Moraleja para los partidos: rompe las leyes de la forma que gustes, sé creativo. No sólo no te sancionarán, sino que aparte ganarás el cargo que buscas.

¿Es justo esto? No. ¿Es legal? Tampoco. Pero en este país tan surrealista, parece que la legalidad y la justicia únicamente se usan como papel de baño.

Moraleja para los ciudadanos: Participación ciudadana no es nada más votar. Debemos vigilar y exigir todo el tiempo, no una vez cada tres años.

Si queremos que la situación de corrupción e impunidad cambie, debemos de actuar nosotros, porque la autoridad no hará nada al respecto. Al menos eso nos han dado a entender.

Y si la autoridad electoral quiere probar lo contrario, que sancione los delitos electorales con todo el peso de la ley. ¡Que hagan algo, pues! Porque en estas elecciones sólo sirvieron de botargas.


__________________________
La autora es editorialista invitada
y estudiante de la Facultad Libre
de Derecho de Monterrey.









___________________________________________

Aviso: Todo lo escrito es a título personal. Lo expresado en este espacio es exclusiva responsabilidad de la autora y no representa de forma alguna el criterio de ninguna institución a la que pertenezca.

jueves, 4 de junio de 2015

Las dos varas

A mi mamá. Por haberme formado para ser (creo yo) una buena persona.

Las dos varas






"El sentido moral es de gran importancia.
Cuando desaparece de una nación, toda
la estructura social va hacia el derrumbe."
- Alexis Carrel


Los seres humanos somos sociales por naturaleza. Y con “sociales” no me refiero a socialités, sino a que somos proclives a vivir en sociedad. Al convivir en una comunidad con otros seres humanos, se crean diversas instituciones: por ejemplo, jurídicas y morales. Todos tenemos nuestros propios estándares morales, sí. Pero no podemos negar que al vivir en sociedad, se crean otros estándares morales colectivos bajo los cuales somos regidos y juzgados. 

Lo moral, “lo que está bien”, es algo objetivo. Es un concepto abstracto, sí… Pero eso no le quita la calidad de absoluto. Creo que el ser humano, al ser subjetivo por naturaleza, nunca podrá percibir correctamente a esta y cada uno de nosotros tendrá una interpretación diferente. Aún así, eso no hace que la moral sea relativa. Es decir, todos podemos ver una mesa y pensar que es de diferentes tonos de colores, si está chueca, si es de tal o cual material, etcétera… Podemos concluir muchas cosas por medio de los sentidos al ponernos en contacto con un objeto material, como lo es una mesa. Todos tendremos experiencias distintas: pero eso no significa que la mesa tenga existencias paralelas o que sea relativa su composición, sino que nosotros, al ser subjetivos por naturaleza, no podemos conocer la composición objetiva-absoluta-real de esa mesa. Así es con la moral: existe lo bueno y eso es algo objetivo e inapelable. Empero, todos tenemos una concepción distinta de lo que es lo bueno y generamos distintos matices: nuestras percepciones de lo que es lo bueno son relativas, pero lo bueno no lo es. 

En fin, no quiero entrar en un debate profundo para determinar si los valores morales (“lo que está bien”) son conceptos objetivos o subjetivos porque no es el punto. Así que lo dejaré aquí, habiendo expresado en el párrafo anterior que yo creo que la moral es objetiva y no subjetiva.

Ahora bien, retomando el tema… Lo que me motivó a escribir esto, es el hecho de que muchas personas tienen una doble moral: ya sea esta la colectiva o la personal. Lo más deplorable y molesto de una sociedad es que se practique la doble moral. ¿Qué es la doble moral? Tener estándares hipócritas: unas reglas para medir a los demás y otras para medirse uno mismo. Una persona tiene doble moral cuando piensa, habla y/o actúa en contra de los principios morales que predica. Generalmente, la persona doblemoralista aplica dichos principios a su conveniencia. 

Este problema social es muy grave en todo el mundo: estoy segura que cada uno de los lectores del presente texto se ha topado en la vida con al menos una persona que tiene doble moral (o quién sabe, quizá a alguno de los lectores le caiga el saco). Ciertamente el tema de la doble moral no es algo de lo que nunca se ha hablado: seguramente no diré aquí nada que alguna otra persona haya dicho ya en otro espacio y en otro tiempo. Empero, sí quiero expresarme sobre este tema, puesto que ha sido objeto de discusión recientemente en pláticas con mis conocidos cercanos.

Me causa rabia que una persona critique, juzgue y denoste a otra por pensar, decir o hacer cosas que esa misma persona piensa, dice o hace cuando nadie la está viendo. Me molesta la doble moral de las personas y de la sociedad en conjunto. Las personas doblemoralistas toman una posición bien hipócrita, aunque muy cómoda y beneficiosa para ellas. 

Quieren dos parejas: una que sea virgen, pura y casta, pero una que los satisfaga sexualmente cada vez que se les antoje. Quieren dos gobernantes: uno que vea por los intereses del pueblo y el bienestar del Estado, pero otro que cree las condiciones que favorezcan a su sector particular. Quieren dos policías: uno que les proporcione seguridad e imponga el orden en la sociedad, pero otro que afloje con una “mordida” a la hora de ponerles las multas. Quieren dos modelos de vestimenta: uno para juzgar a los demás si se visten de manera “indecente”, pero otro para poder ellos vestirse como gusten. Quieren dos códigos de ética: uno para exigir respeto y tolerancia a sus ideas, pero otro para denostar al que piensa diferente y meterle sus ideas por la garganta. Quieren dos ordenamientos jurídicos: uno que proteja y vele por sus derechos humanos, pero otro que les permita sacar el más provecho posible de los demás abusando de los de ellos. Quieren dos maestros: uno que les enseñe todo lo académico y ético a sus hijos, pero otro que no se atreva a cuestionar sus propios métodos y siempre les de por su lado, incluso cuando sus hijos incurran en algún mal comportamiento. Quieren dos estándares de vocabulario: uno que repudie las groserías de los demás, pero otro que les permita insultar cuando se les antoje. Quieren dos normas para la libertad: una que proteja la libertad de expresión de todos en todo momento, pero otra que les permita expresarse sin límites cuando se trata de algo que no les conviene o no les gusta. Quieren dos dioses: uno que castigue a todo hereje y blasfemo, pero otro que les perdone todos sus pecados. Which is it?

Las personas con doble moral tienen unas reglas para valorar a los demás y otras para juzgarse a sí mismos. Y estas reglas tienden a ser contradictorias entre sí, cayendo estas personas en una deplorable hipocresía. Nadie es perfecto. Pero hay que tener cuidado para no caer en estas situaciones de doble moral: en predicar cosas que no practicamos. Los invito a, cada vez que vayan a emitir una crítica fuerte contra una persona, piensen en si ustedes no lo han hecho también y traten de entender su situación. 

Lo admito, yo sí he criticado gente. Es la verdad, no voy a mentir. No soy perfecta, estoy muy lejos de serlo. Pero mis críticas tienden a ser contra personas que me agreden a mi primero o a mis seres queridos y contra personas que suelen denostar a los demás sin razón alguna. No soy tolerante con los violentos, no soy tolerante con los bullies y no soy tolerante con los hipócritas. Tampoco digo que todos pongamos el otro cachete cuando nos propinen un golpe… Lo que trato de decir es que nosotros no “empecemos” los ataques, pues. Live and let live. ¿En qué nos afecta cómo se viste, con quién se junta, qué religión practica y qué palabras utiliza el otro?

También es importante saber identificar a las personas hipócritas o doblemoralistas y alejarnos de ellas. Lo único que harán, es provocar daño. Es un consejo, solamente. Hay que segregar y alejarnos de las personas que hablan a espaldas de los demás, que nunca se alegran auténticamente por los logros de sus amistades y familiares, que son lambiscones para intentar manipular, que siempre están allí en las buenas pero en las malas desaparecen, que emanan malas vibras… En fin, ustedes saben a lo que me refiero. Este tipo de gente no es buena ni para tenerla cerca.

Es bueno, o eso creo yo, aferrarse a las creencias y principios morales: esto nos ayuda mucho para saber quiénes somos, hacia dónde vamos, tomar decisiones y elegir nuestras amistades. Pero se convierten estas creencias y principios en un arma de doble filo cuando las usamos para agredir a otra persona sin razón alguna o cuando estos estándares morales sólo los aplicamos al juzgar a los demás y no al juzgarnos a nosotros mismos. 

Midámonos con la misma vara con la que medimos a los demás. Practiquemos lo que predicamos. Arriba la congruencia y abajo la doble moral.


Saludos cordiales.
Atentamente, María.