domingo, 21 de febrero de 2016

A jalar, que se ocupa

  • Publicado también en Altavoz México: ver aquí.


Imagen de: Milenio.com


22 de febrero de 2016 


A jalar, que se ocupa


Por: María Santos Villarreal


Como bien dijo la Lic. Irma Martínez en su columna de anteayer: “cuidado con los humos del poder”. Este es un mensaje que espero lea, comprenda y haga suyo el Gobernador del Estado de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón.

Yo fui de las más entusiastas de su gobierno. Lo apoyé en campaña, lo defendí de toda crítica, le di mi voto y convencí a otros de dárselo. Ahora, sólo me queda decepción y escepticismo de si habré sido engañada por la facilidad de verbo que tiene. Cada día me inclino más por la idea de que así fue.

Y antes de que me salten a la yugular los defensores del Gob. Rodríguez Calderón, quiero aclarar que no me refiero a la falta de resultados (la cual es evidente), puesto que estoy consciente de que ciento cuarenta días[1] de administración es un tiempo (relativamente)[2] corto para juzgarlo por ella. Mi escepticismo y decepción son alimentados por su forma de “gobernar”:
1.    Arrogancia, prepotencia, procacidad y soberbia que lo caracterizan e incapacidad para aceptar errores y críticas fundamentadas. 
2.    Descalificación continua a los medios de comunicación, tanto que ya la mayoría de sus seguidores ven a “los medios” como un target enemy, y actitud autoritaria con algunos de ellos, al grado de decirle a un periodista que sólo hacía su trabajo: “tu periódico no es la procuraduría”
3.    Pésima conducta ante la tragedia ocurrida en el penal del Topo Chico, tanto insensibilidad con los familiares como tiempo de respuesta[3] a la ciudadanía. 
4.    Nula voluntad de explicar a la ciudadanía cómo fue que pasó el #cobijagate (compra de cobijas a un precio inflado a casi el triple), el cual es un evidente acto de corrupción, y la falta de exigencia de su parte al Lic. Rogelio Benavides Pintos, a quien él designó como Subsecretario de Administración (quien dio una explicación ridícula[4]), para que presente su renuncia (como mínimo)[5]
5.    Represión indirecta:  ha declarado que no requiere del Congreso del estado para gobernar, ataca directamente a televisoras y periódicos, censura las parodias artísticas a su gobierno y manipula a la ciudadanía mediante presuntas mentiras en torno a tragedias en su familia.

Estas cinco razones que hacen dudar de su voluntad y de su capacidad, ciertamente no son cosas que requieren de tiempo... son cosas que lo revelan tal y como es tras la máscara de defensor del pueblo.

Me uno a la exigencia de muchos neoleoneses de que nuestro gobernador se ponga a trabajar, en lugar de estar pensando en las elecciones de 2018. Espero que con los humos del poder no se le haya olvidado que lo que lo hizo gobernador fueron las promesas de justicia contra quienes llevaron a nuestro estado a la debacle. Que no se le olvide, también, su promesa de someterse a la revocación de su mandato ese mismo año.

Ojalá y el Gob. Rodríguez Calderón cese de sus descalificaciones falaces en contra de todo aquél que le hace una crítica. Ya cansó su cantaleta de que quienes criticamos estamos cegados por “los medios” (refiriéndose particularmente a Televisa, Multimedios y TV Azteca) cuando muchos de los que lo criticamos no hemos visto nunca alguno de sus “noticieros” o programas.

Ya basta de echarle la culpa de todo a “los medios”. En lugar de descalificar a quien critica, ya si esa persona es malintencionada ya, sobre todo, si no lo es, que contraargumente lo que se le critica... si es que puede. Limitándose a descalificar solamente se muestra ante la ciudadanía como parece ser que es en realidad: intolerante, autoritario e incapaz.

Espero que no se le suban (más) los humos al gobernador. Y no estoy vendida, ni cegada por “los medios”, ni soy priísta ni panista. Soy una simple ciudadana inconforme.

Gobernador Rodríguez Calderón: póngase a jalar, que se ocupa.






[1] Ciento cuarenta días, considerando desde su toma de protesta hasta el día de ayer.
[2] Por ejemplo: si, según el gobernador, bastaron cuatro días para frenar la corrupción en Topo Chico (cosa que dudo bastante), ¿por qué no lo hizo en seis meses?
[3] Tardó alrededor de nueve horas en salir a dar una explicación (no tan clara) de lo que había sucedido.
[4] a. No prueba lo que afirma de que las diferencias corresponden a un remanente de cobijas adquirido por el gobierno anterior. b. La empresa (fantasma, por cierto) que ganó la licitación es la que siempre gana las licitaciones desde el gobierno pasado. c. Es oscuro al decir que las cobijas adquiridas fueron de medidas “estándar” en el mercado, puesto que no publica el debido estudio de mercado ni especifica a qué se refiere o qué entiende él con “estándar”, entre otras razones.
[5] Al momento de escribir este texto aún no anunciaba su renuncia el Lic. Benavides Pintos, lo cual sucedió una hora después. Si bien aplaudo su renuncia, no es suficiente. Eso era lo mínimo que debía suceder. Esperamos los resultados de las investigaciones y que se castigue con mano firme al que resulte culpable. 


______________________________
Aviso: Todo lo escrito es a título personal. Lo expresado en este espacio es exclusiva responsabilidad de la autora y no representa de forma alguna el criterio de ninguna institución a la que pertenezca.

jueves, 11 de febrero de 2016

El camino hacia la revocación del mandato

  • Publicación original en el portal Altavoz Méxicover aquí.



18 de enero de 2016

El camino hacia la revocación del mandato
  
María Santos
María  Santos  (Colaboradora)
maria.santos 


En mi última columna del año pasado en Altavoz, critiqué la Ley de Participación Ciudadana recién aprobada por el Congreso de Nuevo León por incluir la figura de la revocación del mandato cuando esta ya ha sido declarada inconstitucional en varias jurisprudencias de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
·      (ver: altavz.com/2016/01/03/1517/).

Mencioné, entre otras cosas, que estimo infundado que la Corte haya declarado que la figura de la revocación del mandato no tiene fundamento constitucional, ya que el sustento de esta es el principio de la soberanía popular. Sin embargo, concluí que aunque hayan argumentos fuertes que fundamenten la constitucionalidad de la revocación del mandato, la Corté ya resolvió así y por ello no puede legislarse al respecto.

Esta vez quisiera abordar las acciones que se deben tomar para poder, eventualmente, legislar para permitir y regular esta figura jurídica. En este momento, no podría legislarse en Nuevo León sobre la revocación del mandato de ninguna forma que pueda ser considerada constitucional, ya que el argumento de la Corte fue precisamente que no existe fundamento constitucional en el que se base dicha figura.

Por ello, el primer paso para eventualmente legislar al respecto es crear un fundamento constitucional expreso para la revocación del mandato. Debe promoverse una reforma en materia político-electoral que establezca en la Constitución Política Federal expresamente que la ciudadanía tiene el poder de revocar el mandato a los funcionaros públicos electos por medio del voto popular.

Una vez que el Congreso de la Unión apruebe esa reforma constitucional, se enviaría al Poder Ejecutivo para su promulgación y publicación. Sólo cuando este supuesto de publicidad de la reforma se actualice, existirá fundamento constitucional para legislar en Nuevo León, o en cualquier otra entidad federativa, sobre la revocación del mandato, como pretendieron hacer los diputados de la LXXIV Legislatura neoleonesa. Y digo pretendieron porque, si bien se aprobó en diciembre la Ley de Participación Ciudadana que incluye esta figura, el Gob. Jaime Rodríguez Calderón la vetó este 15 de enero.

El Coordinador Jurídico de la Secretaría General de Gobierno, Javier Náñez Pro, expuso en sus redes sociales oficiales de manera muy puntual y concisa las 10 principales razones por las que el Ejecutivo del estado decidió vetar esta ley.

En resumen, las razones por las que el Gobernador vetó la Ley de Participación Ciudadana son que la revocación del mandato es inconstitucional, la forma en la que legisló el Congreso la revocación viola el principio de separación de poderes y en la que legisló la figura de la consulta popular viola el principio de progresividad en materia de los derechos humanos y el de certeza jurídica y le otorga facultades al Tribunal Superior de Justicia del estado sin modificar a su vez la Ley Orgánica ni la Constitución.
Coincido en las mencionadas razones con el Lic. Náñez Pro y me permito agregar dos cosas:
1. Como ya mencioné, ninguna ley que apruebe el Congreso en materia de revocación del mandato será constitucional si no se aprueba antes una reforma a la Constitución Política Federal y las consecuentes (también reformas a la Constitución Política del estado, para armonizar el marco jurídico).

2. La mencionada ley además de estar plagada de inconsistencias jurídicas, carece de técnica legislativa: los diputados neoleoneses confunden los conceptos de ley y reglamento y pretenden regular en la Ley de Participación Ciudadana todo lo relativo a los órganos de participación en lugar de limitarse únicamente a los principios y generalidades, como debe hacerlo una ley (es tan extensa, que está a catorce artículos de igualar en longitud a la Constitución Política del estado).
Cabe mencionar que ya hay en el Congreso de la Unión iniciativas de ley en esta materia: una ciudadana desde el año 2014, promovida por el Partido Sinaloense y una en el año 2015, promovida por el Sen. Javier Corral Jurado del Partido Acción Nacional. Estas iniciativas siguen en la Comisión de Puntos Constitucionales del Senado pendientes de dictaminar, o sea, en la congeladora legislativa.

Por ello, no es necesario presentar más iniciativas de reforma en esta materia, como quieren hacerlo algunos diputados y algunos funcionarios del Gobierno del estado. Hacerlo, resultaría ocioso.

Lo que debe hacerse es que tanto el Congreso como el Gobernador del estado de Nuevo León presionen a esa Comisión para que dictamine la iniciativa que está en la congeladora.
Si se emite ese dictamen, seguiría la discusión y aprobación en el Pleno del Senado, luego la discusión y aprobación en el Pleno de la Cámara de Diputados y finalmente la promulgación y publicación de la ley por el Presidente de la República. Una vez hecho esto, podrá legislarse en Nuevo León sobre la revocación del mandato. Ese es el camino.



____________________
Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros. 

lunes, 8 de febrero de 2016

Y sin embargo, se mueve...

  • Publicado también en Altavoz México: ver aquí 
8  de febrero de 2016

Y sin embargo, se mueve...
María Santos
María  Santos  (Colaboradora)
maria.santos 

“La izquierda que me erotiza es revolucionaria: dialoga, debate y acuerda. Pero también sabe replantear las reglas de juego.” – Dr. Alfredo Figueroa Fernández 

Este 5 de febrero se presentó en la Ciudad de México la Iniciativa Galileo, creada por líderes del Partido de la Revolución Democrática. Esta iniciativa busca agrupar a personas que quieran replantear la forma de hacer política y ser actores de cambio en el país. No se trata de una corriente de opinión (o corriente de presión, como suelen serlo las corrientes), sino de una agrupación de militantes del PRD, independientemente de si pertenecen a una corriente o no, de pertenecientes a otros partidos políticos, ciudadanos, líderes de la sociedad civil y prácticamente cualquier persona que suscriba sus principios y objetivos. 

De acuerdo al Lic. Fernando Belaunzarán Méndez, ex diputado federal y actual militante del PRD, la Iniciativa Galileo no sólo se plantea que el PRD sea auténtica oposición al régimen priísta y que con una amplia política de alianzas construya un inclusivo frente opositor con el protagonismo de la sociedad civil y los partidos que suscriban compromisos programáticos de transformación y acepten conformar gobiernos de coalición observados y evaluados por organizaciones civiles prestigiadas, sino que también de plantea establecer un espacio de encuentro transversal entre los perredistas, sin importar su corriente, y de estos con los ciudadanos. 

Como bien lo dijo el Lic. Guadalupe Acosta Naranjo, diputado federal, los galileos tienen muchas tareas dentro y fuera del PRD. Estas tareas van desde metas concretas, como impulsar el diálogo interno e interinstitucional para acabar con el sectarismo, hasta objetivos más complicados, como lo es unificar a las izquierdas. 

Me da gusto ver que hay voluntad de hacer algo, de no quedarse de brazos cruzados. Si bien el presidente nacional del PRD, el Dr. Agustín Basave Benítez, no es integrante de la Iniciativa, desde que anunció sus intenciones de presidir el partido ha promovido un renacimiento del PRD. Y me parece que esta iniciativa aporta a este renacimiento. 

Yo no comulgo con ciertas luchas de la declaración de principios del partido, ni tampoco con algunas de las que se defienden públicamente de manera más activa, pero sí comulgo con la mayoría de sus principios y sus luchas y, aunque me molesta ver que quienes toman las decisiones en el PRD han sido últimamente y en su mayoría personas sin escrúpulos que lo han llevado a su peor crisis histórica, me emociona que la mayoría de los militantes que conozco son gente honrada, honesta, trabajadora, de buenas intenciones y con grandes ideologías. Me emociona ver políticos comprometidos con el pueblo y fieles a sus ideas. Me emocionan políticos, sobre todo, como el Lic. Belaunzarán Méndez y el Dr. Basave Benítez, porque más allá de filias partidistas, saben unirse con quienes comparten luchas y objetivos en pro de la ciudadanía; y esto merma en el partido, volviéndolo más plural e incluyente y logrando crear esquemas políticos y soluciones pensando outside of the box. 

Iniciativa Galileo es un proyecto que va naciendo apenas, pero que por sus ideas, principios, convicciones e integrantes se perfila para crecer muy pronto, generando así una metamorfosis del PRD y, con ello, una transformación de la forma de hacer política en la izquierda democrática. 

A pesar de que muchos políticos y ciudadanos acusan al PRD de estar extinto, o por lo menos en vías de extinción, a pesar de todos los obstáculos externos e internos, se mueve... 

“Innovar siempre es riesgoso e incierto, pero es el único remedio contra la inercia y el fatalismo de quienes piensan que no hay más alternativa que aceptar las cosas y sus formas como son." – Lic. Fernando Belaunzarán Méndez

sábado, 6 de febrero de 2016

Carta al Papa Francisco

Su Santidad Francisco
Casa Santa Marta 00120
Estado de la Ciudad del Vaticano


Estimado Papa Francisco:

Le escribo con mucha esperanza de que esta carta llegue a sus ojos, o por lo menos que llegue a los ojos del Monseñor Giuliano Gallorini, quien tiene el privilegio de asistirlo en la tardada tarea que me imagino debe de ser leer y responder las cartas que le llegan de todo el mundo y en distintos idiomas. Lo bueno es que su lengua materna es el español, al igual que la mía, y por lo menos en ese pequeño aspecto no habrá problema.

Le escribo con vergüenza. Vergüenza de vivir en un país donde reina la corrupción y no la honestidad, la violencia y no la generosidad, el egoísmo y no  la bondad. Yo soy de México, soy latinoamericana al igual que usted. Y al igual que en su país Argentina, en México hemos tenido problemas de ese tipo a lo largo de toda nuestra historia. Pero en México estamos peor... creo que en eso usted estará de acuerdo.

Usted viene a mi país a una visita de Estado y llega en seis días. Obviamente llegará a México y regresará al Vaticano mucho antes de lo que lea esta carta, por lo que espero no le moleste que la haga pública, con la esperanza de que llegue más pronto a sus ojos, además de enviársela por correo tradicional.

Millones de mexicanos están ansiosos por su visita... Son hombres y mujeres de fe que creen que su visita a este país tendrá un impacto definitivo que signifique una nueva etapa en nuestra forma de vida. Como si su visita fuera a cambiar a nuestros gobernantes y sus perversos intereses o fuera a cambiar a los hombres y mujeres malvados que se alimentan del sufrimiento de los demás.

Espero no ofenderlo al decirle que no soy una de esas mexicanas que estarán en el aeropuerto Benito Juárez en la Ciudad de México recibiéndolo, con esperanza de que su llegada vaya a cambiar nuestra realidad. Porque no es así.

Sin conocerlo, yo lo tengo en una altísima estima. Lo creo diferente a la mayoría de los funcionarios de la Iglesia, a todos los Papas que hemos tenido... lo creo mejor.

Por todas las cosas buenas que usted encarna, razones por las que creo en usted y por las que me animé a escribirle esta carta, le pido de todo corazón que haga algo. No espero que en su visita cambie nuestra realidad ni mucho menos, es imposible. Pero hay algo concreto que usted puede hacer para evitar una injusticia más de las millones que sufrimos día a día todos los mexicanos. Y es algo que usted puede hacer sin meterse en problemas de soberanía de los Estados y todo eso, puesto que se trata de una injusticia llevada a cabo dentro de la Iglesia, contra un presbítero mexicano, impulsada por un cardenal mexicano.

Hablo del caso de la boda religiosa del Presidente Enrique Peña Nieto con Angélica Rivera Hurtado. Apenas hoy, seis días antes de su llegada, se ha hecho del conocimiento público, gracias a una investigación periodística ejemplar, las circunstancias bajo las que se dio esta boda religiosa.

Yo tengo mucha fe de que usted no está al tanto de esto y por ello no se ha hecho nada dentro de la Iglesia para remediarlo. Por ello, le platico.

Angélica Rivera, como usted sabe, estuvo casada antes de casarse con Enrique Peña Nieto. Ella y su primer esposo se casaron en la Iglesia de Fátima, en una misa oficiada por el Padre Ramón García, y días después celebraron una ceremonia de acción de gracias por el nuevo enlace en una playa en Guerrero, celebrada por el Padre José Luis Salinas.

Se divorciaron por el civil en 2008 y ella buscó la anulación del matrimonio por la iglesia en 2009 para poder casarse con su novio, el entonces Gobernador del Estado de México y el ahora Presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

El matrimonio fue anulado por el Tribunal Interdiocesano de México en 2009, alegando defecto de forma canónica. El problema es que alegaron que la boda en la Iglesia de Fátima, en la que recibieron el acta de matrimonio y todo, realmente no fue la boda, sino que la boda fue la celebrada en la playa y oficiada por el Padre Salinas, quien realmente fue contratado para una celebración de acción de gracias y no para casarlos. Además de que el primer esposo de Angélica Rivera reconoció públicamente que la boda siempre fue entendida la de la Iglesia de Fátima y que la ceremonia de la playa oficiada por el Padre Salinas fue únicamente con el objeto de obtener su bendición y de dar gracias.

En fin. Después de la anulación, el mismo Tribunal emitió una sentencia condenatoria en contra del Padre  Salinas, sin haberle permitido defenderse, por oficiar una boda sin tener licencia, entre otras consideraciones. La sentencia del Tribunal lo condenó a no ejercer más el ministerio y a dejar de vivir en la Ciudad de México.

En 2010, se casaron Angélica Rivera y el entonces Gobernador Enrique Peña Nieto. Pero el Padre Salinas intentó conseguir justicia durante los años siguientes apelando su caso. El recurso de apelación fue turnado al Tribunal de la Rota Romana para conocer del caso.

Para el juicio llevado a cabo ante el Tribunal de la Rota Romana, el Padre Salinas contrató a una abogada canonista que presentó su caso en julio de 2012. En noviembre de ese mismo año, siendo ya Presidente de la República Enrique Peña Nieto, el Tribunal emitió una sentencia inapelable sobre el caso del Padre Salinas en la que declaró nula la sentencia dictada por el Tribunal Interdiocesano de México por haberle negado todo derecho de defensa al presbítero y porque la Arquidiócesis Primada de México, encabezada por el Cardenal Norberto Rivera, no siguió el debido proceso.

Sin embargo, el Cardenal Norberto Rivera hizo caso omiso de la sentencia del Tribunal de la Rota Romana y continuó negándole al Padre Salinas su derecho a ejercer el ministerio.

Entonces, en septiembre de 2013, el Padre Salinas decidió escribirle a usted, Papa Francisco, una carta para pedirle que intercediera por él para que se le permitiera ejercer el ministerio, ante la negativa de la Arquidiócesis mexicana de ejecutar debidamente la sentencia del Tribunal de la Rota Romana. Él le escribió: “Lo hago con el corazón en la mano y movido por la enorme confianza en la misericordia que le distingue. Pongo confiadamente en su corazón de padre y pastor esta situación que me agobia.” 

El Padre Salinas falleció en octubre de 2015 y no logró ver justicia por su caso.

Estoy consciente de que le han de llegar millones de cartas y muy probablemente no haya leído la carta del presbítero, o quizá ni siquiera el Monseñor Giuliano Gallorini haya podido leerla. Es por ello que confío en que usted no tiene conocimiento del caso ni de esa carta.

Teniendo fe en su bondad, le pido que haga algo por esta terrible injusticia. Es inaudita la corrupción, tanto en la vida política como en la vida eclesiástica. Pero usted es el Papa. Usted es el máximo jefe de la Iglesia. Usted puede hacer algo.

El Tribunal de la Rota Romana hizo justicia en papel... pero el Padre Salinas fue víctima, a pesar de esa sentencia, del arbitrio egoísta y malinteresado del Cardenal Rivera, quien además es ampliamente conocido en México por su corrupción. Él no vivió para ver su nombre reivindicado, al haber sido pisoteado su honor.

Yo le escribo a usted, al igual que el Padre Salinas, con el corazón en la mano y movida por la enorme confianza en la misericordia que lo distingue.

Estimado Papa Francisco: por favor someta a la justicia canónica al Cardenal Norberto Rivera por actos de corrupción y simulación de la justicia y, con ello, reivindique el nombre del Padre José Luis Salinas.

Usted puede hacerlo y, con ello, pondrá un gran ejemplo de lucha contra la impunidad que reina tanto en la Iglesia como en mi querido México y en el mundo.

Con admiración y cariño,
María Santos Villarreal.



México, a 6 de febrero de 2016


______________________________
Aviso: Todo lo escrito es a título personal. Lo expresado en este espacio es exclusiva responsabilidad de la autora y no representa de forma alguna el criterio de ninguna institución a la que pertenezca.